Falcotitlan SUSTENTABLE®

Falcotitlan SUSTENTABLE®

Somos una identidad emprendedora en lo social, ambiental, económica y cultural. Con experiencia en los medios de comunicación.

Originamos y desarrollamos proyectos e iniciativas de GOBERNANZA SUSTENTABLE que reúnen diversas plataformas.

MISIÓN / VISIÓN

Hacemos de un sueño un pensamiento, para forjar la realidad de México. Participamos junto a nuestros clientes en la inventiva del hombre y la mujer.




Falcotitlan SUSTENTABLE® como emprendedor SOCIAL contribuye a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, emanados desde la Organización de las Naciones Unidas, directamente de la Agenda 2030. México asume este compromiso de Estado por medio de Presidencia de la República, dichos objetivos, contribuyen al Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018. En áreas como el desarrollo, la inclusión social, los efectos económicos del cambio climático y energías renovables. 

Asimismo, nuestro plan de trabajo se adapta a la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes en los programas sociales. Una misión colectiva, para transformar positivamente la vida de millones de mexicanos. 

Buscamos poner en práctica ideas cuyo fin es resolver problemas presentes en la sociedad. A través de la innovación buscamos un cambio social y cierto beneficio económico para poder aplicarlas. El emprendimiento social es la construcción, evaluación y persecución de oportunidades para el cambio social transformativo, llevado a cabo por individuos visionarios y dedicados.

El emprendimiento social hace referencia a que somos una empresa en la que su razón social es en primer lugar, satisfacer necesidades de la sociedad en la que se desenvuelven. Los emprendimientos sociales son entidades que aplican estrategias de mercado para alcanzar un objetivo social. El movimiento del emprendimiento social incluye tanto a organizaciones sin ánimo de lucro, que utilizan modelos de negocio para alcanzar su misión como a organizaciones con ánimo de lucro, cuyo propósito principal es de carácter social.

Los emprendimientos sociales se diferencian de los emprendimientos comerciales, en que su objetivo social o medioambiental siempre se encuentra en el centro de sus operaciones. En lugar de maximizar las participaciones de sus accionistas, el principal objetivo de las empresas sociales es generar beneficios para impulsar sus objetivos sociales o medioambientales. Dichos objetivos pueden lograrse de distintas maneras dependiendo de la estructura del emprendimiento social.


Falcotitlan SUSTENTABLE® como emprendedor SOCIAL cumple con un proyecto e iniciativa para unificar al gobierno, las empresas y el tercer sector. A menudo descrito como el cuádruple resultado. Que es lograr al mismo tiempo desempeñarse en la plataforma social, ambiental, económica y cultural.


¿QUÉ ES GOBERNANZA SUSTENTABLE?

Los mexicanos debemos asumir una responsabilidad con el desarrollo sustentable, para ser tomados en cuenta por su esfuerzo y su dedicación. Es vital actuar con planes que sean sostenibles, es por ello que hemos acuñado un término preferente como GOBERNANZA SUSTENTABLE.

La GOBERNANZA SUSTENTABLE se erige para regenerar una población, reside en impulsar a la infancia y a la juventud para ser parte de una megatendencia, y fortificarse en la globalización. CREAR UN GOBIERNO SUSTENTABLE, es basarnos en cuatro plataformas: social, económica, cultural y ambiental, para poder gestar una idea a través de un pensamiento. A partir de esas simples premisas se obtendrán resultados rigurosos para forjar una nueva identidad. Mentes higiénicas protegidas por este magno impulso dinámico.

Por ello, enumeramos los cinco puntos que comprende la GOBERNANZA SUSTENTABLE que serán parte medular del centro cultural sustentable Falcotitlan arte + academia + imaginación®.

ARTICULANDO CINCO PUNTOS.

1. Mejorar los procedimientos políticos y hacer efectiva la jerarquía. En su plena facultad, quienes legislan, aprobarán el sustento para una vida noble, benevolente, productiva y trascendente.

2. Procurar el control interno de las leyes. Monitorear el marco legal y jurisprudencial para garantizar los derechos del individuo.

3. Cumplir con estrategias vocacionales y educativas en todos los niveles.

4. Fomentar planes de inversión a proyectos de GOBERNANZA SUSTENTABLE.

5. Asignar más recursos para canalizar partidas presupuestales. Y conglomerar por rubros, a quien o quienes destaquen en un área concreta al desarrollo sostenible. Teniendo en cuenta iniciativas y proyectos unificados en áreas sociales, ambientales, económicas, culturales, artísticas, académicas, educativas y tecnológicas. Complementando la enseñanza teórica/práctica para obtener una visión máxima del mundo.

Estimulando el desarrollo autónomo, para que los menores de edad, puedan responder a los problemas particulares y generales que aquietan su evolución personal.

APARTADO IMPORTANTE.

El medio ambiente son los conjuntos de componentes físicos, químicos, biológicos, sociales, económicos y culturales capaces de ocasionar efectos directos e indirectos, en un plazo corto o largo sobre los seres vivos. Desde el punto de vista humano, se refiere al entorno que afecta y condiciona especialmente las circunstancias de vida de las personas o de la sociedad en su conjunto. Comprende el conjunto de valores naturales, sociales y políticos existentes en un lugar y en un momento determinado, que influyen en la vida del ser humano y en las generaciones futuras. Es decir, no se trata sólo del espacio en el que se desarrolla la vida, sino que también comprende seres vivos, objetos, agua, suelo, aire y las relaciones entre ellos.

DESARROLLO SUSTENTABLE
dossier
El término desarrollo sostenible o sustentable, hace su primera aparición en un documento oficial firmado por treinta y tres países africanos en 1969, bajo los auspicios de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). En el mismo año, en América nace la Environmental Protection Agency (Agencia de Protección Ambiental), cuyas directrices han influido enormemente en el desarrollo de teorías y prácticas de las políticas ambientales mundiales. En la ley que constituyó la NEPA, (el National Environmental Policy Act de 1969), el desarrollo sostenible se definió como un “Desarrollo económico que pueda llevar beneficios para las generaciones actuales y futuras sin dañar a los recursos o los organismos biológicos en el planeta”.

Sin embargo, nos remontamos a 1798, donde Thomas Robert Malthus publica su “Ensayo sobre el Principio de la Población”, donde explica su famosa “Teoría Poblacional”. En ella dice que la población tiende a crecer más rápido que los recursos. Esto es una realidad en la actualidad, en un mundo superpoblado y cada vez más explotados los recursos. El planeta no tiene tiempo de regenerarse. Malthus fue un economista, demógrafo, clérigo anglicano y erudito británico con gran influencia en la economía política y la demografía.

Miembro, desde 1819, de la Royal Society. Su obra que se reeditó en 1803 con importantes modificaciones. El libro nació como consecuencia de las discusiones entre Malthus y su padre, quien, como buen discípulo de Godwin, sostenía que la miseria era una consecuencia del papel desempeñado por malas instituciones, ya que la Tierra podía alimentar a todos los seres humanos, y lo único necesario era que mejorase la asistencia pública contenida en las “leyes de pobres” inglesas, para conseguir así una mayor igualdad social.

El origen del concepto sostenibilidad o sustentabilidad con el significado con la que lo conocemos actualmente, se remonta hace 29 años. En 1987 aparece por primera vez en el famoso Informe Brundtland (también titulado “Nuestro Futuro Común”) elaborado por varios países para la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

En realidad surge por la imperiosa necesidad de estudiar y delimitar el impacto que tienen las actividades humanas sobre el medio ambiente, algo ya totalmente necesario y que sí tiene un origen que se remonta a unos años antes. En la década de 1990, cuando la ONU y algunos científicos comenzaron a hablar sobre cambio climático y la necesidad de desarrollar estrategias verdes para cuidar el planeta, apareció el concepto de sustentabilidad. Casi 20 años después, su significado aún no es claro para todos.

“Todo mundo habla a favor de la sustentabilidad. La palabra está por todos lados y está muy prostituida, desafortunadamente. Pero muy pocos entienden cabalmente que es un concepto con implicaciones económicas, sociales y ecológicas y con cambios de desarrollo humano”, dijo el científico mexicano José Sarukhán Kermez (biólogo investigador que se desempeñó como rector de la Universidad Nacional Autónoma de México de 1989 a 1997) al recibir el jueves 17 de noviembre de 2011, el premio a la Trayectoria en Desarrollo Sustentable.

Sarukhán Kermez y otros expertos que participaron en el “Encuentro de Líderes por la Sustentabilidad” explican que plantar un árbol o cuidar el agua o cualquier otra acción a favor del medio ambiente no es ser sustentable. La sustentabilidad es la capacidad de una sociedad para no poner en riesgo el desarrollo de otras generaciones, es decir, fomentar la cultura de la sustentabilidad.

Antes de pensar en soluciones para frenar el calentamiento global, el planeta debe moverse hacia una cultura de la sustentabilidad, según expertos en el tema. Es decir, trabajar como sociedad para no poner en riesgo el futuro de otras generaciones y garantizar que éstas tendrán el mismo nivel de desarrollo natural con los recursos del planeta, conclusiones del “Encuentro de Líderes por la Sustentabilidad 2011”, realizado en la Ciudad de México, que implica el trabajo conjunto de gobierno, el sector privado y los ciudadanos.

La cultura de la sustentabilidad es la antítesis de que el crecimiento económico implica contaminar. Para Sarukhán Kermez se trata de echar atrás “la idea de que podemos tener una economía que crezca ilimitadamente a pesar de que sabemos que vivimos en un planeta finito”.

La interacción entre gobierno, ciudadanos y empresas, es indispensable en los cuatro ejes de la sustentabilidad:

Social: es garantizar condiciones de desarrollo para una vida de calidad. Son las acciones contra la pobreza, la violencia, la injusticia y a favor de los derechos humanos.

Económico: los ciudadanos deben poder cubrir sus necesidades básicas sin poner en riesgo lo que les rodea. Por ejemplo, deforestar los bosques para dedicarse a la siembra.

Ambiental: o la lucha contra el cambio climático y por el cuidado del ambiente. Son las políticas y acciones colectivas por la preservación de los recursos naturales, y la conservación de la biodiversidad.

Cultural: la conservación de las tradiciones y costumbres de un pueblo para garantizar el desarrollo de las siguientes generaciones.

“La sustentabilidad es la rentabilidad a largo plazo, es la capacidad de existir en el futuro yendo mucho más allá de proteger un árbol, encontrando soluciones en cuatro ejes: social, cultural, ambiental y económico”, dijo Adam Werbach, expresidente de Sierra Club, la organización ambiental civil más grande de Estados Unidos.

Adam Werbach, activista y emprendedor ambiental desde temprana edad, es un destacado referente de la sustentabilidad en los negocios. Co-fundador de Yerdle, plataforma móvil que permite compartir con amigos cosas que ya no usamos, en 1996 con sólo 23 años fue elegido presidente de Sierra Club, el más joven en la historia de la más grande y antigua organización enfocada al medio ambiente de los Estados Unidos.

Reconocido por su polémico discurso “¿El ambientalismo está muerto?”, fundó la agencia sustentable Saatchi & Saatchi S. donde trabajó en iniciativas sustentables con empresas como Walmart, Procter & Gamble y General Mills. Es el autor del best seller “Strategy for Sustainability: A Business Manifesto” (Estrategia para la Sustentabilidad: Un Manifiesto de Negocios).

Nombrado uno de los mejores libros de negocios del año por la revista Fast Company. También es un corresponsal web para “The Atlantic”, revista en la que se desempeña como "experto en sustentabilidad".

Cuando Werbach era estudiante secundario en 1991 fundó la “Coalición de Estudiantes Sierra” o “Sierra Student Coalition”, la más grande organización ambiental de Estados Unidos dirigida por estudiantes. Entre distintas acciones e iniciativas pro ambientales que apalancó desde la Coalición se cuenta una negociación con la administración Clinton para crear espacios verdes protegidos. Es autor de “Act Now, Apologize Later” un libro publicado en 1997 que recopila ensayos y anécdotas autobiográficas de su trabajo en Sierra Club. Más tarde Adam Werbach creó una compañía, Act Now Productions, como consultora para organizaciones sociales y corporaciones que buscan volverse más "verdes".

Entre sus clientes se cuentan Autodesk, Procter & Gamble, Cisco Systems, Columbia Records, Frito Lay, General Mills, World Wildlife Fund. En 2006 comenzó a trabajar con Wal-Mart para liderar sus esfuerzos en sustentabilidad. En 2008 “Act Now Productions” se unió a la firma de publicidad global Saatchi & Saatchi S en la que Werbach comenzó a liderar los esfuerzos de sustentabilidad en 80 países. 

“Uno de los escenarios contra el cambio climático es que veremos grupos en las redes sociales que impulsarán una cultura sustentable siendo completamente independientes de las organizaciones ambientalistas tradicionales como Greenpeace o Sierra Club o incluso de las ideas de las Naciones Unidas. Serán simples grupos en Facebook pidiendo políticas sustentables”, dijo Adam Werbach en el Encuentro de Líderes por la Sustentabilidad.

Para el premio Nobel de la Paz y ex vicepresidente de Estados Unidos, Al Gore, en los jóvenes está la capacidad para exigir una mejor calidad de vida en un contexto de cultura sustentable, como con movimientos como el de Ocupa Wall Street, pero también dando un nuevo impulso verde al sector privado.

Las políticas mundiales para la Sustentabilidad serán uno de los grandes temas que se discuten en las diversas reuniones de la Conferencia de las Partes (COP) de la Convención Marco de las Naciones Unidas contra el Cambio Climático (UNFCCC, por sus siglas en inglés). Los grupos de presión en redes sociales son una forma de promover la cultura de la sustentabilidad. Movimientos como “Ocupa Wall Street”, son un ejemplo de cómo los jóvenes exigen al gobierno políticas sustentables, según Al Gore.

1. Ser sustentable no sólo es no tirar basura o plantar un árbol.

2. Es un concepto con implicaciones ecológicas, pero también económicas y sociales.

3. Acabar con la deforestación forma parte del eje ambiental y económico de la sustentabilidad.

4. Políticas contra la pobreza y la seguridad alimentaria, entran en el rubro social de la cultura de la sustentabilidad.

5. No poner en riesgo a las generaciones futuras, eso es sustentabilidad.

6. Acabar con la idea de que el crecimiento económico implica contaminar el planeta.



 PULSA EL LOGOTIPO





Hugo Falcón Páez
Director General

OFICINA VIRTUAL

Falcotitlan SUSTENTABLE
FACEBOOK
GOOGLE+
@FalcoSUSTENTA
TWITTER

contacto@falcotitlansustentable.com

No hay comentarios.:

POWERED Falcoatl MULTIMEDIOS®. Con tecnología de Blogger.